El día internacional del libro

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, frente al pelotón de fusilamiento el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde en que, al despertar de un sueño agitado, Gregorio Samsa se encontró en su cama transformado en un horrible insecto”.

Este es el párrafo de comienzo de Copyright de Jorge Maronna y Luis María Pescetti, un libro en clave de humor sobre los “plagios literarios y el poder político al desnudo”. Nos sirve, a modo de test, para comprobar si los integrantes de nuestra comunidad educativa son capaces de relacionar el texto con El Quijote (Miguel de Cervantes), Cien años de soledad (Gabriel García Márquez) y La metamorfosis (Franz Kafka). ¿Que no? Pues ya tenéis tres libros maravillosos (cuatro si incluimos Copyright) por donde empezar a celebrar el día internacional del libro.

DibujoForges

¿Que el ejemplo anterior os ha parecido muy fácil? Pues probad con este, sacado del mismo libro:

“Lolita, luz de mi vida, ¿Samsa encontraría a la Maga? Porque cuando despertó, el dinosaurio todavía seguía allí, en la esquina rosada. Y Aureliano Buendía también seguía ahí, y el pelotón de fusilamiento también. Será por eso que la quiere tanto, dijo Tristam Shandy. Sancho miró al Cid y murmuró: <<Si te quiero es porque sos mi amor mi cómplice y todo>>. Al coronel Buendía su Señoría no le cayeron bien estas palabras que lo dejaban como un caballero inexistente. Ya no es mágico el mundo, te han dejado, Aureliano, lo consoló Gregorio Samsa. No nos queda más que esperar a Godot, para emprender nuestro viaje a Ítaca. ¡Me encantan los viajes!, exclamó entusiasmado el Barón de Münchausen. ¡Partimos ni bien encuentre el zapatito de cristal que acabo de perder en un baile! Permítame que le pruebe éste sugirió atento un bello Principe Valiente, mientras se inclinaba a sus pies. Y como el zapatito calzara como un guante, el Príncipe exclamó ¡Eres tú! Y se lanzó a besarlo, pero éste se convirtió en un sapo. ¡Que le corten la cabeza!, gritaba la Reina de Diamantes. Y la Cándida Eréndira trataba de disimular ese exabrupto: Discúlpenla, así es mi abuela.”

¿Sois capaces de elaborar la lista de libros y autores clásicos? Una pista: empieza con Vladimir Nabokov (quien, por cierto, además de uno de los mejores escritores del siglo XX era un competente entomólogo especializado en lepidópteros) y termina con Gabriel García Márquez.

¡Feliz día del libro!

Fecha: 21/04/2018