Nuestros estudiantes de intercambio de 2º ESO regresan desde Rheine (Alemania)

Pasa casi siempre que el tiempo se achica cuando lo pasamos bien y, aunque parezca mentira, nuestros estudiantes de intercambio han regresado desde Rheine con esa sensación que deja siempre el haber aprendido cosas de nosotros mismos. Volver a casa es siempre agradable, pero dejar atrás los nuevos amigos, los nuevos paisajes, las nuevas experiencias que nos acercaron un paso más a lo mejor de la vida también cuesta. Llegan los momentos de reconstruir lo que somos con las piezas nuevas que traemos de equipaje. Habrá que volver a enfocar más de cerca, integrarse otra vez en la rutina cotidiana pero sin ser ya nunca más los de antes, sabiendo que en otro tiempo y en otro lugar hemos sido capaces de arañar alturas que antes se nos antojaban lejanas y fuera de nuestro alcance. En resumen: hemos aprendido, hemos madurado, hemos crecido, hemos dejado brotar en nosotros las semillas de algo que ya nos acompañará siempre. Y cuando nos toque recoger el relevo y hacernos responsables de lo importante, podremos contar que ya estuvimos allí una vez. El mundo entero es nuestra casa ahora.

En Alemania, se alegraron tanto de recibirnos que nos sacaron en los periódicos. Podéis acceder a la noticia original pinchando en este enlace.

Fecha: 12/02/2018