Desarrollándonos Socioafectivamente

Somos en gran parte nuestras emociones y sentimientos. La afectividad es el motor del desarrollo cognitivo. La base de la personalidad y el autoconcepto se forman en los primeros años y los adultos , en nuestro caso los educadores/as son “el espejo” donde el niño se mira, de ahí la importancia de las actitudes profesionales de respeto y valoración que se desarrollan en este módulo.

Ser sensible a los colectivos con dificultades especiales, sobre todo con los trastornos de conducta y marginación social; apreciar las conductas de apego y reconocer y saber como intervenir en las conductas de sexualidad son otras de las actitudes que implican el módulo.

La inteligencia emocional del educador/a es un contenido clave para impulsar al niño desde un clima de afectividad y confianza

Desarrollándonos socioemocionalmente

En este módulo se planifican intervenciones en los ámbitos afectivo, social, moral (valores), sexual teniendo en cuenta las diferentes corrientes teóricas y las características individuales y del grupo al que van dirigidas. Se establecerán estrategias para los trastornos habituales de conducta y de relación. De forma continua se trabajará la actitud del educador para favorecer el desarrollo socioafectivo de los niños y fomentar su expresión emocional adecuada.