Introducción

Con un pequeño cuento como el que aparece en la página anterior, se puede iniciar este tema o cualquier otro, de manera que el alumno indague en la historia y quiera aprender más.

Aquí, simplemente se apuntan unas consideraciones a tener en cuenta acerca de la “Doctrina Social de la Iglesia” dentro de la Teología:

Teniendo en cuenta que la ingente labor social de la Iglesia en los diversos campos de promoción de la persona es reconocida incluso por quienes en ocasiones son muy críticos y hasta están encontrados con la participación de los cristianos en otros ámbitos: políticos, sociales, éticos; de cualquier índole.

Partiendo de que este inmenso trabajo a favor, sobre todo, de la persona, de sus derechos, de su dignidad, entroncada en la misma base de nuestra fe cristiana:

“Dios se ha hecho hombre, y por eso, nada de lo humano es ajeno a Dios”.

Y por otra parte considerando la necesidad y el interés:

  • Que tiene la Iglesia en dar a conocer esta Doctrina que es un buen reflejo no sólo de su tarea sino también de su propio ser.
  • Que tienen muchos cristianos, y otras personas de buena voluntad, en ocasiones pertenecientes a otras religiones, de manera individual o participes de agrupaciones o asociaciones diversas.
  • Y, sintiendo que muchos ciudadanos, incluidos cristianos, desconocen  esta rica fuente de pensamiento, por numerosas causas que no pretendemos desarrollar en este momento.

Proponemos que los profesores de religión puedan desarrollar estos temas, con sus propios criterios. Lo más adecuado sería que se tomaran toda esta Web como una forma de acercarse a la Doctrina Social de la Iglesia.